viernes, junio 08, 2007

No es justo que tenga abandonado este blog durante tanto tiempo. Por eso, me he ido a FlickrCC dispuesto a bajarme la primera imagen que saliera al azar e improvisar sobre la palabra que le dio origen.
¡Qué casualidad! LOVE. Vaya...
Hoy mismo me habían preguntado cuántas veces me había enamorado en mi vida, y apenas sabría certificar más de dos o tres ocasiones en que pudiese estar hablando de amor, amor. Y aun así, es tan distinto el amor con el paso del tiempo...
Hace un montón de años leí 'El arte de amar', de Erich Fromm. Seguramente, pocos enamorados a lo romántico aceptarían las tesis del autor, que viene a decir que amar es un acto de voluntad, justo lo contrario de esa idea sutil del amor como sentimiento irrefrenable y cautivador del que no se puede escapar. Para amar hay que esforzarse; lo otro es capricho, deseo, o cualquier otra cosa.
No sé si vosotros os esforzáis por amar. Vivimos en unos tiempos en los que esta cultura de lo fácil no fomenta esa visión abnegada del amor como acto volitivo. Tampoco sé si vale la pena nadar contra corriente y exigir a las meninges lo que niega el corazón (ya he caído en el topicazo...). Por otro lado, es tan tentadora la teoría del flechazo, que pocos se atreven a discutirla abiertamente, y menos si son sufridores de monótonas vidas en común.
El amor, el amor; tan poderoso como para alterar el azar y presentarse en forma de imagen en una noche en la que a alguien le apetece escribir y no sabe de qué.

Crédito de la imagen: www.flickr.com/photos/31751386@N00/7760134

5 comentarios:

Talín dijo...

"Para amar hay que esforzarse; lo otro es capricho, deseo, o cualquier otra cosa."

De acuerdo. Lo otro se va como viene. Alguien dirá: 'no siempre'. Pues si, pero...

Gracias por visitar el blog y avergonzarte de lo de Aleixandre

Talín dijo...

Ah, por cierto, el nombre de tu blog: tengo un amigo, un buen poeta, José Luis Morante, que edita una revista que se rotula: 'Prima Littera'

Joselu dijo...

De mi lejana lectura de El arte de amar que citas retengo yo más bien otra idea: la de que el amor es una necesidad existencial, lo que es diferente de ese amor volitivo que planteas en tu post. Sin duda, necesidad pero que se va contruyendo mediante la voluntad, lo que podemos experimentar cada día. Amar no es sólo un impulso espontáneo (que también) sino un acto de la voluntad. A nuestra pareja necesitamos quererla cada día, renovar nuestro amor en medio de la debacle de aburrimiento en que puede convertirse la convivencia. Así, el amor a los hijos, a los hermanos, a la Humanidad...Necesidad y voluntad no son términos antitéticos. En todo lo que construimos está presente la voluntad. Por cierto, soy Jonás de Zonas oscuras que te escribo desde otro blog en el que te he enlazado. Un cordial saludo.

antonio dijo...

Talín: Gracias por los datos y las ideas. Es sano compartir inquietudes y preocupaciones.
Joselu: Cada uno cierra el sentido de sus lecturas en función de sus vivencias e intereses (o algo así decía Eco en Obra abierta). Por lo demás, estoy de acuerdo en todos los matices que aportas.
En cuanto a quien eras y quien eres, en este mundo de bites uno es simplemente lo que escribe. Ya hemos hablado de los juegos de identidades y de todo lo que parece ser y no es. No inventamos nada nuevo y seguimos a la zaga de las reflexiones del Segismundo calderoniano. Espero verte por aquí de vez en cuando, del mismo modo en que yo paseo y aprendo en tu blog.

el color del cristal dijo...

Creo que amar es un acto de voluntad, generado por un chispazo de deseo, completamente involuntario O_o

He clickado en el link de flick (cuanta c y cuanta k) y me ha salido una foto preciosa con la palabra "boston".

Teniendo en cuenta el post que acabo de escribir sobre vidas paralelas o vidas "espejo", me parece que es un paso más hacia la conclusión de que no existen las coincidencias :)